Tratamiento para el trastorno del deseo sexual hipoactivo

Tratamiento para el trastorno del deseo sexual hipoactivo

El tratamiento para el trastorno del deseo sexual hipoactivo debe dirigirse hacia factores que pueden estar reduciendo el interés sexual de la persona. Algunos tendrán que trabajar en su...
Tratamiento para el trastorno del deseo hipoactivo.

Bloque que muestra la firma del editor.

Lau Martínez | Colaboradora

Estudió periodismo y comunicación en la UNAM. Desde hace 6 años vive en Madrid y colabora como corresponsal en Salud180.com. Siguel@ en:

El tratamiento para el trastorno del deseo sexual hipoactivo debe dirigirse hacia factores que pueden estar reduciendo el interés sexual de la persona. Algunos tendrán que trabajar en su relación mediante terapia en pareja antes de centrarse en el incremento de la actividad sexual. Otras necesitarán aprender a resolver conflictos y diferencias en aquellas áreas no relacionadas con el sexo.

 

A través de la terapia de pareja sus integrantes aprenden a comunicarse mejor entre sí, mostrar comprensión, resolver las diferencias con sensibilidad y respeto por los sentimientos de cada uno; aprender cómo expresar la ira de manera constructiva y reservar tiempo para actividades en pareja, al igual que mostrar afecto con la finalidad de estimular el deseo sexual.

 

Muchos individuos también necesitarán concentrarse directamente en la relación íntima por medio de la educación y las tareas de pareja; algunos tendrán que concentrarse en las distintas formas de seducción sexual.

 

Por otra parte, es inevitable abordar directamente los problemas en la excitación sexual o en el desempeño que afectan el impulso sexual. Algunos médicos recomiendan tratar a las mujeres ya sea con cremas o testosterona oral, a menudo combinada con estrógenos; sin embargo, todavía no existe evidencia concluyente al respecto. Hay estudios en curso examinando el posible beneficio de los suplementos de testosterona para las mujeres con disminución de la libido.

 

¿Un Viagra rosa?

 

De acuerdo con el doctor Eusebio Rubio, experto en salud sexual de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual (AMSSAC), un 10% de las mujeres con vaginismo no presenta factores orgánicos y psicológicos, lo que les genera angustia, sorpresa y preocupación. En la mayoría de las pacientes, la psicoterapia individual o en pareja resuelve el problema.

 

En la actualidad está en investigación un medicamento que puede ser la respuesta a ese 10% de mujeres: la flibanserina, una molécula que ha sido investigada como antidepresivo por los laboratorios alemanes Boehringer Ingelheim y que, en estos momentos, está siendo revisada por la FDA (Food and Drug Admistration), la agencia encargada de analizar cada nuevo fármaco que sale en el mercado estadounidense y una autoridad a nivel internacional.

 

La pastilla, a la que no se quiere dar el nombre de Viagra rosa, funcionará cambiando el desequilibrio de neurotransmisores –los mensajeros de la actividad neuronal- que trastocan el deseo: el exceso de serotonina inhibe el ciclo de respuesta sexual, mientras que la presencia de dopamina y noradrenalina prenden el fuego. Parece que la flibanserina modula estos neurotransmisores en áreas selectivas del cerebro y restaura el equilibrio neuroquímico. Resultado: las mujeres recobran su deseo de intimidad.
 

imxsify block

Lo que pasa en la red
¿Qué piensas?, Comparte tu opinión