¿Quistes vaginales?

¿Quistes vaginales?

Comentarios
Por: Diana Oliva Última actualización: 23-01-2013

Bloque que muestra la firma del editor.

Diana Oliva | Editora

Las imperfecciones epidérmicas no sólo le restan belleza a la apariencia, sino que también pueden generar inseguridad y vergüenza en las personas; sobre todo, si se ubican en la parte íntima femenina. Un ejemplo de ello son los quistes vaginales.

 

El Centro Médico de la Universidad de Maryland señala que un quiste vaginal es un saco que en su interior contiene líquido o material semisólido, el cual suele aparecer sobre o debajo del revestimiento interior de la vagina.
Existen diferentes tipos de quistes vaginales:

 

1. Quistes de inclusión vaginal.  Son los más comunes y se pueden formar como resultado de una lesión a las paredes vaginales durante el proceso del parto o después de una cirugía.

 

2. Conducto de Gartner. Se desarrollan en las paredes laterales de la vagina.

 

3.  Quiste de Bartolino. Es la acumulación de líquido o pus que forma una protuberancia en una de las glándulas, que se encuentran a cada lado de la abertura vaginal.

 

Los quistes vaginales suelen ser nódulos indoloros, redondos y con frecuencia, las mujeres no experimentan ningún síntoma en absoluto. Sin embargo, hay un porcentaje pequeño que sufre de molestias durante las relaciones sexuales.

 

Los quistes vaginales son un problema común en las mujeres, pero aún así deben ser observados con detenimiento. Por ello, Salud180.com te dice qué hacer si tienes este problema:

 

1. Observa y siente. Con un espejo observa tus labios vaginales. A través del tacto, analiza si encuentras alguna inflamación en las paredes.

 

2. Haz una cita con un especialista.

 

3. Exámenes. Dependiendo de su localización y de su tamaño los exámenes pueden variar de una biopsia a una  radiografía.

 

Los quistes vaginales no perjudican la salud del individuo; sólo en casos exenciónales. El especialista puede decidir si debe ser extirpado un quiste.

 

Su origen no tiene nada que ver con enfermedades de transmisión sexual o mal higiene. En la mayoría de los casos se debe a cambios hormonales o a traumas sufridos por algún procedimiento obstétrico.

 

Para mantener una buena salud, visita a tu especialista con regularidad, esto te permitirá prevenir enfermedades como el cáncer de útero.

 

 

Síguenos en @Salud180,  Salud180 en Facebook y en YouTube

¿Quieres recibir más información de tu interés? Regístrate con nosotros.

¿QUÉ OPINAS?
comentarios